01/06/2015



Antonio SOLER, Et sueño del caimán, Destino-Booket, 2OO7, 2O8 Págs.

 

Antonio Soler, el autor de Los héroes de la Frontera, Anagrama, 1995, Las bailarinas muertas, 1996, El hombre que ahora digo, 1999, una novela ambientada en la guerrra civil, El espiritista melancólico, 2001, una novela entre novela negra y novela erótica y El camino de los ingleses, 2004.

 

Et sueño del caimán, Destino, 2006 se abre con una primera frase singular,  « El mercurio es un metal líquido. Su número es el 80 y su peso atómico 200,61 » que simultáneamente desorienta y engancha al lector.

 

El narrador es un exiliado español, a punto de jubilarse, un hombre solitario, un hombre fracasado. El hotel de Truro [el hotel de baja categoria en que lo alojaron cuando llegó a Canadá con fama de héroe de la lucha antifranquista] fue una prolongación de las cárceles españolas,  a veces pensé que mi libertad aquella libertad miserable era una continuación de mi condena, decretada por los jueces. (pág. 98)

 

En Toronto, ha encontrado un empleo de recepcionista en un hotel. Cuando no tiene nada que hacer, juega con el tubo de mercurio que está en su mostrador. Un día, registra a un cliente, un tal Luis Bielsa, llegado a Toronto para la inauguraci6n de un monumento Mackenzie-Papineau dedicado a la gloria de los brigadistas canadienses que participaron en la guerra civil.  El narrador conoció muy bien a ese Bielsa, un hijo rebelde de la alta burguesía catalana, cuando formaba parte de un grupo de activistas que preparaban un atentado en Barcelona.

Su presencia en el hotel hace brotar recuerdos de aquella época, la trampa en la que él y sus compañeros cayeron, los nueve años que pasó en las cárceles franquistas, la tortura, la muerte de sus camaradas, la infidelidad de la mujer que amaba, la segunda boda de su madre, el exilio a Canadá, un matrimonio convencional, la viudez... Por medio de sus recuerdos, se entera de la vacuidad e insignifiancia de su vida : « A mi apenas me queda nada que recordar. Escribo todas las plabras que puede dejar tras de sí un hombre y me doy cuenta de la insignifiancia  de una vida aquí detrás de un mostrador, de una vidriera frente a los que pasan…Mi paso único por el universo antes de volver a la nada se reduce a unos cuantos detalles, sensaciones, ideas fragmentarias. » (pág. 200).

 

Esos recuerdos surgen en desorden, unos más presentes que otros, a lo largo de los cuatro días que dura la narración, a lo largo de sus paseos por Toronto o cuando juega con el tubo de mercurio. Es a partir de entonces cuando el lector se entera del simbolismo del mercurio anunciado con la segunda frase : « Por su superficie cruzan sombras borrosas, igual que una figura en la penumbra de un espejo o una silueta confusa que camina a lo lejos bajo un atardecer de lluvia. » Y la silueta que lo invade todo es la de Luis Bielsa, el hombre que destrozó su vida y la de sus compañeros.  ¿ Por traición, por cobardía o por frivolidad ? Pero da igual «  Hay algo peor que ta traición. La inconsciencia. La frivolidad y la desidia. » (Pág. 82).

Nunca lo supo del narrador, pero el hecho de encontrarse frente a Bielsa va a desempeñar en él un deseo de venganza. « No sé quiénes son los inocentes ni los verdugos en la historia de mi vida. Pero si sé que no habría llegado a tal punto si Luis Bielsa hubíera actuado de otro modo. No importa si es inocente. Alguien tiene que pagar. » (pág. 202).

 

Et sueño del caimán es a la vez una novela intimista y una novela que se adscribe en el deber de memoria. Su acierto reside en la técnica narrativa que consiste en reunir en un mismo fragmento lo histórico y lo íntimo.

 

La escritura está en consonancia con el desarrollo de los recuerdos y a semejanza también del mercurio «  No es una unidad ni tiene un volumen definido, toma formas prestadas, se adapta al recipiente que lo contiene » (pág. 201), una escritura fragmentada, compuesta de oraciones breves e incluso frases sôlo nominales.

 

Et sueño del caimán es, a pesar de su poca extensión y de su aparente simplicidad (¿ o gracias a ellas ?) una novela de una gran densidad.

 

Les commentaires sont fermés.